Escudo de la República de Colombia
 
 
 
.  .  .  .  . 
                     
     
   Facebook Twitter
 
 

Por falta de planificación, sector energético seguirá en crisis

 

TORREEl 2015 fue un año difícil para el sector energético en su conjunto. Por un lado, la brusca caída de los precios y exportaciones de petróleo desencadenó una serie de problemas estructurales en la economía colombiana y, por otro, condujo el reacomodo de las industrias del sector, incluida Ecopetrol, que tuvieron que reestructurar sus planes de inversión, recortar personal y reducir costos. Así lo asegura Germán Corredor, Director del Observatorio de Energía del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID) de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia. 

“El próximo año no será muy diferente. Los precios del crudo seguirán bajos, quizás no tanto como los actuales; por tanto, las finanzas públicas continuarán muy afectadas y, de paso, habrá dificultades en términos de impuestos y empleo, sobre todo en las regiones productoras del país”, indica el profesor Germán Corredor.

En el caso del gas natural el panorama este año fue regular. La crisis del subsector se evidenció con la llegada del fenómeno de El Niño, que obligó a utilizar las termoeléctricas a su máxima capacidad; esto supuso más consumo de gas, un recurso escaso en el país en estos momentos. En la actualidad, varias termoeléctricas utilizan combustible líquido (gasolina o diesel), lo que ha elevado los costos de generación de energía hasta cuatro o cinco veces, un efecto que se verá reflejado en las facturas de los colombianos.

Según el profesor Corredor, el cuello de botella del sector gasífero es de vieja data por la ineficiente actuación y regulación del gobierno. “Hay que resolver aspectos relacionados con el transporte del gas y terminar la construcción de la planta de regasificación en la Costa Atlántica, algo que resolvería, por lo menos, los picos de demanda sobre todo para la industria, que se ha visto seriamente afectada por la crisis”.
En opinión del experto, la problemática energética –que considera se extenderá a lo largo del 2016– es claro ejemplo de la falta de políticas públicas serias y de largo aliento para incentivar el desarrollo de fuentes alternativas, como plantas solares o eólicas, las cuales, como lo ha demostrado la academia, tienen un potencial enorme en el país.

Enfatiza en que hacer predicciones en lo energético es complejo por las variables que se deben tener en cuenta. Según los expertos, dice Corredor, El Niño podría extenderse hasta mayo, e incluso junio, lo que pondrá en jaque a las hidroeléctricas; es una mala noticia si se tiene en cuenta que los embalses están en promedio en el 66 % de su capacidad, muy por debajo de lo que suelen estar en épocas de verano normal (80 % o 90 %). El profesor destaca que si, en efecto, no llueve lo suficiente, habrá más presión para las termoeléctricas.

“Obviamente, lo ideal sería lograr que todas las centrales térmicas generaran energía de forma permanente cuando las hidroeléctricas no alcanzan a suplir la demanda; eso lo está tratando de solucionar el Gobierno con dificultad, porque hay problemas regulatorios que hicieron que algunas plantas incluso se retiraran por un tiempo, como fue el caso de Termocandelaria. Además, hay que tener en cuenta que el Gobierno, en su momento, no calculó los costos de poner a funcionar las termoeléctricas a largo plazo con combustible líquido, pues una cosa es funcionar con gasolina durante unos pocos días y otra, durante meses”, explica el investigador del CID.
Por otro lado, añade que la sequía también hace mella en aquellas empresas que distribuyen y comercializan energía eléctrica (sobre todo las más pequeñas) y no tenían contratos de compra energética previos a la crisis; por ello, deben acudir a la Bolsa de Energía, donde los precios están muy altos. Lo más afectados, a la larga, serán los usuarios a quienes se les trasladarán los costos.

“En conclusión, la actual crisis no es por falta de proyectos, pues tenemos suficiente capacidad instalada, sino de planificación, específicamente de regulación; la situación fue mejor manejada en el 2009. Creo que a Colombia le ha faltado definir una política energética que utilice mejor los recursos; es inconcebible, por ejemplo, que aún no tengamos energías renovables e incluso una industria a su alrededor”.

 

Palabras clave: gas, petróleo, energía, termoeléctricas

Vea el artículo completo con los análisis de los profesores de la FCE y el CID sobre las perspectivas del 2016 en el siguiente enlace:  http://www.cid.unal.edu.co/cidnews/index.php/component/content/article/2673/2673.html