Escudo de la República de Colombia
 
 
 
.  .  .  .  . 
                     
     
   Facebook Twitter
 
 

Europa cae en el círculo vicioso

 

MIGRACIONEl panorama político, económico e institucional del próximo año en Europa estará marcado por la polarización, principalmente frente a la vigorosa inmigración de ciudadanos del Medio Oriente, así como por las políticas que seguirán adoptando las naciones occidentales para contrarrestar la acción terrorista de los grupos extremistas islámicos. Al respecto, Francesco Bogliacino, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia, asegura que la llegada sistemática de refugiados coincidió con un desequilibrio institucional dentro de la Unión Europea producto de la crisis económica, que de alguna manera está poniendo a prueba a esta superestructura política.

“La migración desbordada supone una enorme presión para algunos países, dado que los sitios de ingreso a Europa son limitados, y esto hace que esas naciones pidan más solidaridad de otras regiones del continente. Esto, sumado a la crisis económica, ha impulsado el resurgimiento de movimientos populistas de corte derechista, como los nacionalistas, que han radicalizado su discurso racista y piden el cierre de fronteras”, explica el docente de la FCE UN.

De hecho, países tradicionalmente inclusivos y abiertos a apoyar a los refugiados están concediendo mayor espacio a los grupos ultraconservadores. Es el caso de Suecia, donde los Demócratas se posicionaron como el tercer movimiento político del país, con propuestas como marginar a los inmigrantes.
Por otro lado, una de las grandes cuestiones que afronta el viejo continente es cómo intervenir en el Medio Oriente para lograr la estabilización de la región y acabar con el riesgo terrorista. Para el profesor Bogliacino, los líderes europeos vuelven a caer en los errores del pasado: incentivar la conformación de gobiernos autocráticos que minimicen el accionar de los grupos extremistas. “Esto es lo que se prevé ocurrirá en Siria. Luego de los atentados en Francia, de manera subrepticia se aceptó que el interlocutor con el Estado Islámico sea el presidente Bashar al-Ásad, por tanto ya no se habla de removerlo del poder”.

El analista señala que se trata de la misma solución que se adoptó en Egipto luego de la Primavera Árabe; allí, después de la dimisión del presidente Hosni Mubarak en el 2011 (quien duró treinta años en el poder) y de elegir un presidente democrático en el 2012 (Mohamed Morsi, quien duró solo un año en el cargo), el poder fue capturado por el ejército a través de un golpe de Estado, en cabeza de Abdelfatah Al-Sisi.

“Occidente de alguna manera ha apoyado los gobiernos autocráticos en el Medio Oriente, lo que no ha permitido el desarrollo de alternativas políticas; por eso, muchos de los pueblos de los países árabes terminan apoyando movimientos de inspiración islámica, no tanto por radicalización, sino porque ellos proponen una alternativa al sistema de corrupción que está muy vinculado a la autocracia”, resalta el profesor Bogliacino.

Palabras clave: migración, Medio Oriente, dictaduras, nacionalismo 

 

Vea el artículo completo con los análisis de los profesores de la FCE y el CID sobre las perspectivas del 2016 en el siguiente enlace: http://www.cid.unal.edu.co/cidnews/index.php/component/content/article/2673/2673.html