Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
 
 
 
.  .  .  .  . 
                     
     
   Facebook Twitter
 
 

“Es cuestionable que se santifique lo privado y se satanice lo público”

Antonio Hernndez_Gamarra_2


En sus palabras de agradecimiento por el reconocimiento que le otorgó la Universidad Nacional de Colombia por su ejemplar desempeño en el sector público, Antonio Hernández Gamarra, exalumno de la Facultad de Ciencias Económicas, aseguró que aunque se siente orgulloso de haber sido elegido como uno de los egresados ilustres de la Institución, su alegría es parcial, pues los de su generación, dijo, a pesar de indiscutibles logros, no fueron capaces de construir la sociedad con la que soñaban: “por el contrario… en nuestro país todavía quedan por desfacer muchos entuertos y malfetrías”.



Bogotá D.C., 26 de mayo de 2016 (Comunicaciones FCE - CID). La deuda de la Universidad Nacional de Colombia con sus miles de egresados en cerca de 150 años de historia comenzó a saldarse con la ‘Primera ceremonia de distinción a egresados’, que se cumplió el miércoles 25 de mayo en el auditorio Alfonso López Pumarejo. Si bien, la Institución siente un orgullo permanente por el gran impacto que han tenido sus exalumnos en la vida cultural, académica, económica, social y política del país, no había tenido un evento específico para exaltar sus aportes a la sociedad.

De ahí la trascendencia del reconocimiento que se institucionalizó a partir de este año y que en su primera versión tuvo a cuatro egresados excepcionales por sus respectivos desempeños profesionales. En el caso de la Facultad de Ciencias Económicas la distinción fue para Antonio Hernández Gamarra, uno de los funcionarios públicos colombianos más recordados por su gestión transparente en entidades tan vitales para el país como la Contraloría General de la República. De hecho, por esa labor, recibió en el 2002 la Orden del Congreso, debido a la independencia que tuvo frente al Ejecutivo. Egresados distinguidos_2016

“La Universidad Nacional de Colombia hizo posible que aquí yo viera, viviera, sintiera y ejerciera el idealismo por una mejor sociedad colombiana en su estado más puro. Eso caló hondo en mi espíritu para mi ejercicio laboral, bien como docente universitario, como trabajador en el sector privado o en el público; es una impronta cuya huella más notable es sentir como deber ciudadano la lucha contra todo autoritarismo y la defensa, en todo modo, tiempo y lugar de la igualdad de oportunidades”, dijo en sus palabras de agradecimiento.

En su discurso aprovechó para reprochar la forma como ciertos grupos económicos y políticos han distorsionado el sentido de lo público, haciéndolo parecer como el ámbito de lo corrupto y lo obsoleto. En su opinión eso obedece a múltiples factores como el enquistamiento de la corrupción en la sociedad, como un fenómeno sistemático.

“No es censurable que algunas de las tareas que antes desarrollaba el Estado sean ejecutadas por agentes privados; lo que es cuestionable es que de forma maniquea se santifique lo privado y se satanice lo público, porque esa asimetría en el pensar antes que generar eficiencia, transparencia y equidad termina por beneficiar a unos agentes privados que ya no medran al amparo de los producción de algunos bienes y servicios estatales, sino a la sombra de la administración de ellos, tomando para su exclusivo beneficio una porción significativa de los recursos del erario. Pero además, esa asimetría es indeseable porque arrasa con el buen nombre de respetables instituciones. Si lo sabremos aquí, en la Universidad Nacional, víctimas en múltiples ocasiones de campañas de descredito para aminorarle el apoyo estatal. Si lo sabrán nuestros jóvenes egresados cuando son discriminados en el mercado laboral por ser de esta Institución”, enfatizó Hernández Gamarra.
Política sin liderazgo

El excontralor asimismo lamentó que cada vez hay menos partidos políticos con el liderazgo para guiar a la sociedad, pues están más interesados en acceder al presupuesto y capturar al Estado para sus beneficios particulares. Aseguró que esto ha llevado a que la corrupción tome otras formas, ya no solo en actos cotidianos de la administración, como beneficiar a familiares de los funcionarios o hacer uso indebido de los bienes públicos, sino también con la adjudicación amañada de contratos cuantiosos o la obtención de prebendas a través de la promulgación de normas, políticas, programas o proyectos con beneficios sectoriales muy bien demarcados.

“La corrupción se ha constituido en el modus operandi de unos empresarios electorales que están dispuestos a gastar cuantiosas sumas con el fin de hacerse elegir, porque saben que de tener éxito en su propósito se beneficiarán con creces y verán engrandecido su patrimonio, a costa del buen uso de los recursos públicos y de la satisfacción de las necesidades de la población más pobre”.

En concepto de este ilustre egresado de la Facultad de Ciencias Económicas, uno de los aportes más poderosos que le entrega la Universidad Nacional de Colombia a sus alumnos es el respeto por lo público y la obligación moral por defenderlo, una opinión que también compartieron los otros homenajeados de la noche: el médico y reconocido escritor Celso Román, el destacado científico Manuel Patarroyo y el ingeniero Carlos Alberto Barberi Perdomo, uno de los líderes dentro del proceso de donación de 6 mil millones de pesos con los que se logró la restauración del histórico edificio 401 de la Institución.

“Lo que nos caracteriza a los alumnos de la Universidad Nacional es precisamente la sensibilidad al entorno natural y al social. Y cuando uno descubre que tiene la capacidad de reflejarlo, lo hace”, señaló Celso Román. Por su parte, Manuel Elkin Patarroyo, quien recibió el reconocimiento en nombre de su hermano Manuel Patarroyo (y de paso explicó por qué se llaman casi igual) afirmó que se siente orgulloso de ser miembro activo de su alma mater y de que su hermano haya sentado sus bases científicas en la UN.

La elección de los egresados distinguidos se dio luego de que las facultades de la Universidad enviaran sus respectivos postulados. El Consejo Superior Universitario fue el que, finalmente, los eligió luego de evaluar sus hojas de vida y sus logros.